Democracia Parlamentaria

ante la autocracia, el Parlamento

Principales ventajas del sistema parlamentario


Instituto Libertad y Progreso, ILP

Breve examen
de las principales ventajas del sistema parlamentario. Colombia. www.libertadyprogreso.net/

Por TITO LIVIO CALDAS
Presidente del Instituto Libertad y Progreso

Es verdaderamente saludable que el país, sus dirigentes políticos y sus sectores académicos estén interesados en conocer mejor el sistema parlamentario de gobierno y sus ventajas o desventajas comparativas respecto al sistema presidencial que nos ha regido durante 183 años. Ya era tiempo. El atraso económico, conflictividad, innumerables reformas constitucionales y graves crisis gubernativas de Colombia y de los países de América Latina deberían habernos obligado a mirar más temprano hacia el parlamentarismo. Sobre todo por tratarse del mecanismo de gobierno más practicado y eficiente del mundo, que ha encauzado la vida política de los países más prósperos de todos los continentes. Nos lo impidió el modelo presidencial de EE UU, siempre admirado, con sobrada razón, por ser la nación más rica, adelantada y poderosa de la Tierra. Nunca nos percatamos seriamente, ni nosotros, ni los estadounidenses, de que el presidencialismo norteamericano es sui generis, muy distinto a los presidencialismos latinoamericanos y que, por muchas razones, que darían espacio para un estudio especial, no es replicable en nuestra región. Además de que aún en EE UU ya se le señalan fallas, entre ellas el debilitamiento de sus dos grandes partidos tradicionales. De ahí la importancia de ser Colombia el primer país latinoamericano en examinar con detenimiento el parlamentarismo, como lo está haciendo en la actualidad, y a ello queremos contribuir con este resumen.

Las principales ventajas de este sistema son, someramente, las siguientes:

- No sujeción a periodos fijos del Jefe de Gobierno. Por no estar sujeto el ejercicio del Poder Ejecutivo en cabeza del Primer Ministro a un término fijo, como sucede en el sistema presidencial, el Jefe del Gobierno puede continuar en su cargo mientras goce del apoyo mayoritario del Parlamento, o puede llegar a perder su mandato en cualquier momento, si una moción de confianza le resulta adversa. (Cuando el Primer Ministro representa solo una bancada mayoritaria partidista, como es frecuente, puede ser destituido por una convención nacional o reunión externa, o extraparlamentaria, de ese partido, como le sucedió a Margaret Thatcher en 1989).

- Mejor sistema de control y cambios en el gobierno. Por ser el Parlamento el órgano democrático de más representación genuina de toda la nación, integrado por profesionales de la política activa, en ejercicio constante y cercano a los problemas de gobernabilidad y política pública, es el colectivo más indicado para juzgar el desempeño del Ejecutivo y sostener o cambiar gobiernos. Por el contrario, en el sistema presidencial, sujeto a periodos fijos, en el caso de ser necesario el cambio antes de que el periodo se cumpla, hay que acudir a las cacerolas, la asonada, el cuartelazo, la huelga general y otros sistemas, todos ajenos a las fórmulas fáciles, jurídicas, centenariamente practicadas por las democracias parlamentarias. En estas, las crisis de gobierno son problemas de las cúpulas directivas de los partidos y los congresistas, no de la sociedad civil que, como elector primario, ha escogido sus representantes políticos que supone, y que evidentemente son más idóneos para hacer frente, precisamente, a estas tareas.

Prosiga con Principales ventajas…

- Ámbito óptimo de actuación y vida de los partidos. El Parlamento, en el sistema dual de gobierno, es el escenario natural de los debates, el foro de la lucha política y la educación democrática, y es allí donde se fortalecen, compactan y definen los partidos políticos. El descolorido decaimiento, fragmentación y casi extinción de los partidos en Colombia, como en toda América Latina, obedece, como razón principal, a la falta de ese escenario natural de vida y acción de los grupos partidistas. La poca importancia del Congreso en el sistema presidencial, sometido al vulgar menudeo diario de los favores con el Ejecutivo, ha fomentado su victimización y satanización, lo que ha puesto en permanente tela de juicio la institución fundamental de la democracia y su vida misma.

- El caudillismo es menos frecuente en el sistema parlamentario. El caudillo, líder carismático, nace y se sostiene más como producto mesiánico del sentimiento emocional y popular de las grandes masas, que como resultado de una escogencia o elección del parlamento, normalmente integrado por políticos profesionales de mayor nivel cultural, posición crítica y con responsabilidades partidistas que priman sobre las personales. Un cuerpo así integrado, por partidos fuertes e institucionalizados que deben rendir cuentas de su actuación a sus afiliados y electores, escoge jefes de gobierno más honestos y capaces que los que generalmente termina eligiendo la gran masa anónima del electorado nacional.

- Desaparece el conflicto estructural entre el Legislador y el Jefe de Gobierno. Se ha señalado que el debate electoral y la elección de los congresistas en el sistema parlamentario responden a un evidente carácter partidista, que fortalece y da vida a los partidos, mientras que la elección de Presidente, en nuestro sistema, se cumple mediante un voto de opinión sobre los candidatos, voto que es más personal o fulanista que de partido. En el sistema presidencial ambas elecciones, las de Congreso y Presidente, las cumple el mismo elector primario, el pueblo, generalmente en fechas distintas, y lo hace integrando dos poderes independientes que, por consiguiente, nacen enfrentados ab initio. En el sistema parlamentario, en cambio, se hace una sola elección, la de la Asamblea Legislativa Nacional, Congreso o Parlamento, que escoge tanto al Jefe de Estado como al Primer Ministro o Jefe de Gobierno. Desaparece así el enfrentamiento entre Legislativo y Ejecutivo, lo que redunda en mayor productividad gubernativa y permite cumplir mandatos de gobierno con programas de partido, que son, precisamente, por los que ha votado el elector primario. Es otra razón que explica el fortalecimiento y responsabilidad que ostentan los partidos en los regímenes parlamentarios.

(Una sencilla pregunta, especialmente dirigida a empresarios tan ausentes de este vital debate, les ayudará a comprender la conflictiva e improductiva estructura del presidencialismo:¿Cuánto tiempo de vida tendrían las sociedades anónimas si se cambiase la norma actual de elección y remoción del gerente por parte de la junta directiva en cualquier momento, y se dispusiese, en cambio, que este fuese nombrado por la asamblea general de accionistas, elector primario, para periodos fijos?)

- Eliminación de incompatibilidades entre el Jefe de Estado y el Jefe de Gobierno. En los regímenes presidenciales, las tareas de Jefe de Estado y las de Jefe de Gobierno las ejerce una sola persona física, como lo hace en Colombia el Presidente de la República, lo cual representa evidentes incomodidades e incoherencias. Entre las primeras, tenemos que el Jefe de Gobierno, normalmente agobiado de trabajo y responsabilidades, está obligado a representar al Estado en infinidad de formalismos y actos protocolarios, que lo distraen, le roban tiempo y le crean tensiones e incomodidades. Entre las segundas, se dan verdaderas incompatibilidades entre funciones propias del Jefe de Estado, persona que simboliza y representa la unidad nacional sin banderas partidistas, y funciones del Jefe de Gobierno con la bandera de su partido. Este, escogido por un partido político, no representa sino una parte de la nación en su condición propia de líder de partido o bancada, ejerciendo como cabeza de gobierno. En la lógica del sistema parlamentario estas funciones son ejercidas por dos personas físicas, una como Jefe de Estado y otra como Jefe de Gobierno, fórmula que resuelve incoherencias e incomodidades, y explica el apelativo de dual con el que también se distingue el sistema parlamentario.

- Institucionalización de una oposición responsable y constructiva. En el sistema parlamentario el segundo partido en número de bancas posee el potencial o derecho futuro, aunque incierto, de constituir gobierno, cuando quiera que el que esté al mando lo pierda por una votación adversa de confianza. Con esta perspectiva el segundo partido se constituye en bloque opositor, pues su jefe de bancada es, obviamente, candidato para Primer Ministro. Este caso se repite con otros parlamentarios, miembros destacados de este segundo partido, candidatos para los distintos despachos ejecutivos, según la especialidad y vocación de cada cual. Así queda institucionalizado lo que se ha denominado el Gabinete en la Sombra, bella figura del sistema parlamentario clásico. Así las citaciones de Ministros, los debates y las críticas, en una palabra, la oposición, se cumple de manera dinámica y responsable, porque se manifiesta en nombre de un partido, con oradores que son voceros de partido y de programas de partido, y no con la algarabía anárquica de los improvisados intervinientes a título personal. Además, es una oposición constructiva porque la adelantan los mismos parlamentarios que, en su especialidad, son quienes podrán ser los titulares de los despachos cuyas ejecutorias están cuestionando. Esta oposición está lejos de la vocinglera e irresponsable que pretenden llevar a cabo esas ruedas sueltas, jefecillos de partidos de garaje, sin otro afán que criticar y gesticular para sobresalir y figurar en pantallas y noticias, negociantes de su voto personal, tan conocidos y sufridos por nosotros en nuestro anacrónico sistema presidencialista.

- Ejecutivo fuerte y partidos consolidados. El sistema parlamentario, al contrario de una falsa creencia generalizada, proporciona mayor fortaleza, poder ejecutivo y eficiencia al Primer Ministro o Jefe de Gobierno, por la sencilla razón de que este manda con el respaldo mayoritario del Legislativo. Así no tendrá que perder tiempo, ni caer en la politiquería y la extenuante lucha de estar buscando el respaldo del Congreso para adelantar su programa legislativo, como sucede en el interminable regateo corruptor del presidencialismo. Los partidos, por su parte, y el Congreso por consiguiente, se depurarán, serán más importantes, más responsables, mejor integrados y de mejor imagen pública, porque en este esquema reencontrarán en el Parlamento, institución básica, principal e insustituible de la democracia de todos los tiempos, su cuna, destino y escenario históricos.

- Posibilidad de cumplir programas de gobierno o de partido. Talvez lo más absurdo del presidencialismo es que bajo este sistema no pueden cumplirse programas de gobierno ni programas de partido, por los que ha votado el pueblo. En efecto, ni el Presidente, que es elegido, como es obvio, con base en su programa de gobierno, ni el partido que ha obtenido una mayoría por la misma razón, pueden cumplir sus ofertas electorales. El Presidente, porque tiene que negociar todos los días el incierto apoyo de los congresistas –el diario regateo que, en la práctica, hace imposible cumplir los programas–, y los partidos porque, por esta misma razón, siempre estarán lejos de poder controlar al Ejecutivo para ver realizados sus objetivos políticos. Este defecto estructural del sistema presidencial lo obliga a ser falso o tramposo con el electorado, y es lo que explica también la debilidad del Ejecutivo y sus problemas de gobernabilidad.

Algunas preguntas frecuentes sobre el sistema parlamentario

Por ANDRÉS MEJÍA VERGNAUD
Director Ejecutivo del Instituto Libertad y Progreso

1. ¿Cuáles son las fortalezas del sistema parlamentario?

La principal fortaleza del sistema parlamentario, clara en la teoría y muy comprobada en la práctica, es el hecho de que el ejecutivo se conforma a partir de la mayoría parlamentaria, lo cual facilita el trámite de la agenda legislativa, y evita las situaciones de bloqueo y confrontación entre el ejecutivo y el legislativo que comúnmente, en el régimen presidencial, suelen resolverse mediante la concesión de favores clientelistas, o en casos extremos mediante recursos violentos o extra constitucionales. Por otro lado, la flexibilidad del sistema permite que un buen gobernante permanezca al frente de la administración mientras goce de la confianza de la población y del parlamento; esa misma flexibilidad permite resolver por la vía más nítida y democrática posible las situaciones de pérdida de legitimidad del gobernante o de los parlamentarios. Un gobernante impopular, o claramente fallido en sus políticas, puede ser reemplazado rápidamente por medios institucionales. Para esto basta un simple voto de censura en el parlamento, o en una convención interna del partido.

2. ¿Es verdad que el parlamentarismo sólo puede adoptarse allí donde existan previamente parlamento, partidos y oposición muy desarrollados?

Todo lo contrario. En ausencia de verdaderos incentivos para su desarrollo y consolidación, ni los partidos, ni la oposición ni el parlamento pueden alcanzar una forma seria y madura; el sistema presidencial carece por completo de dichos incentivos. Dentro del parlamentarismo, la realidad del sistema obliga a los partidos a consolidarse, o al menos a actuar en coaliciones serias, pues de no hacerlo pierden el control del gobierno muy fácilmente. Además, por no ser este un sistema personalista, el debate político se articula necesariamente alrededor de ideas y programas. Lo mismo ocurre con la oposición: esta tiene que consolidarse alrededor de propuestas programáticas, además porque en cualquier momento puede acceder al poder: tómese como ejemplo la institución del Gabinete en la Sombra, que hace de la oposición un trabajo constante y constructivo de proponer soluciones. En varios países parlamentaristas existe esta figura: Reino Unido, Japón, Australia, Canadá, Irlanda, Polonia, etc.

3. ¿Es cierto que el sistema parlamentario produce inestabilidad?

Dada la flexibilidad que mencionábamos antes, existe dentro del sistema parlamentario la posibilidad de que ocurran varios cambios de gobierno en períodos relativamente cortos. Sin embargo, como ha mostrado la experiencia, estos cambios de gobierno son una vía de escape y alivio de las tensiones nacionales, las cuales, en ausencia de flexibilidad, pueden manifestarse en pérdidas generalizadas de la confianza, enfriamiento de la economía, recurso al caudillismo y búsqueda de soluciones por fuera del orden constitucional. Paradójicamente, esta aparente inestabilidad en los gobiernos puede ser la mayor garantía de la estabilidad de la nación. En los países gobernados por sistemas presidenciales, las crisis políticas se convierten en grandes crisis nacionales, mientras que en el parlamentarismo se resuelven de manera expedita por la vía democrática, y mientras tanto la nación entera puede continuar con el desarrollo de sus actividades sociales y económicas.

4. ¿Es verdad que, con un sistema parlamentario, el gobierno del país no sería lo suficientemente fuerte como para afrontar grandes crisis?

Esto es totalmente falso. De hecho, cuando se trata de hacer frente a crisis nacionales, como los desastres naturales o las agresiones exteriores, nada sirve más a un país que tener un gobierno que goce de la credibilidad y el favor popular, y que pueda tramitar de manera rápida en el parlamento las normas que necesite para lidiar con la crisis. El sistema parlamentario se acerca más que cualquier otra forma de gobierno al cumplimiento de esas condiciones. Los ejemplos históricos de países parlamentaristas que han afrontado exitosamente problemas de gran magnitud son abundantes e ilustrativos. En particular, si se considera que el gobierno actuante no está capacitado para enfrentar el problema, rápidamente se puede dar paso a otro que sí lo esté. En Inglaterra, con el advenimiento de la Segunda Guerra Mundial, se generó una crisis política gracias a la cual se reemplazó al ingenuo Chamberlain por el gran Winston Churchill en la jefatura de gobierno. En un sistema presidencial, tal vez los británicos habrían tenido que afrontar la guerra guiados por Chamberlain.

5. Dicen que nunca se ha cuestionado el presidencialismo norteamericano. ¿Es eso cierto?

No es cierto. Estados Unidos ostenta un régimen presidencial que ha sido relativamente inmune a los problemas típicos del presidencialismo latinoamericano, pero incluso con esta condición excepcional, varias personalidades brillantes de la política y la academia han propuesto adoptar allí un modelo parlamentario. Son célebres los escritos de Woodrow Wilson, uno de los presidentes más importantes en la historia estadounidense, en los cuales presentó serios argumentos en favor de la adopción del parlamentarismo. Decía Wilson que “todas las características del sistema de gabinete lo hacen recomendable”. Dijo también, sin equivocarse, que el gobierno presidencialista es “muy clandestino”: en él los acuerdos entre ejecutivo y legislativo se hacen a nivel privado e individual, y generalmente a cambio de favores. Estados Unidos ha sufrido bastante por el problema del bloqueo (“gridlock”) que se presenta cuando el presidente no tiene mayoría en el Congreso; por esta razón,

“Hay algo que considero básico: en el mundo hay tantas democracias parlamentarias que están funcionando normalmente que ¡algo habrá en el sistema que funciona!”

Juan Linz
Stirling Professor- Ciencia Política Universidad de Yale

“El gobierno parlamentario o de gabinete educa a la nación; el régimen presidencial no sólo no la educa, sino que la puede corromper.”

Walter Bagehot (1826 – 1877) Editor de la revista The Economist, y autor de “The English Constitution”

“El presidencialismo es una forma torpe y muy clandestina de gobierno, y por ello no puede perdurar. Tarde o temprano se debe pensar en otras formas de gobierno (…) El Congreso debe organizarse de acuerdo con lo que es hoy la práctica legislativa prevalente en el mundo (el parlamentarismo)”.

 Para quienes quieran ahondar en el tema, el Instituto Libertad y Progreso publicará en febrero de 2007 una edición enriquecida del libro:  El sistema Parlamentario: el mejor gobierno para Colombia.

10/10/2009 - Publicado por | Parlamentarismo vs Presidencialismo | , , , , , , , , ,

17 comentarios »

  1. valen mierda pongan algo que sirva nojoda

    Comentario por yuliet torres | 07/04/2011 | Responder

  2. loca 8o|.

    Comentario por Anónimo | 10/04/2011 | Responder

  3. pongan las • DESVENTAJAS •

    Comentario por Anónimo | 10/04/2011 | Responder

  4. neceesiito saber las desventajas

    Comentario por Anónimo | 21/09/2011 | Responder

  5. hola mesirva la informacion

    Comentario por karen minchoan lara | 30/09/2011 | Responder

  6. hola chevere

    Comentario por karen minchoan lara | 30/09/2011 | Responder

  7. 459878752558587854851544575477jhghggfg vtfg vgtf vcgd 245245

    Comentario por Anónimo | 30/09/2011 | Responder

  8. bhgfcfcdxsxszazzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz cccccccccccc

    Comentario por tuiliponjnh bgvfcfgfdghfgfvyggf | 30/09/2011 | Responder

  9. SI PONGAN LAS DESVENTAJAS PORQU SOLAMENTE LAS VENTAJAS NOOOOOOOOOOOOO

    Comentario por Anónimo | 15/10/2011 | Responder

  10. por q hp no ejan las desventajas

    Comentario por anonimo | 21/08/2012 | Responder

  11. gas esta pagina no hacen sino improbizar

    Comentario por Anónimo | 05/03/2013 | Responder

    • no

      Comentario por astid | 01/04/2013 | Responder

  12. son unos trabagadores a labes guenos y alabes malos y trnposos

    Comentario por Anónimo | 07/03/2013 | Responder

  13. hola a todos

    Comentario por astid | 01/04/2013 | Responder

  14. por que no esta bien especificado eso no entiendo

    Comentario por Anónimo | 23/07/2013 | Responder

  15. por favor poner las desventajas

    Comentario por laura valentina peña | 28/08/2013 | Responder

  16. i want to konw the desadvantage of parlamentary democracy

    Comentario por Anónimo | 19/02/2014 | Responder


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: